GIORGIA MELONI NO ES RON PAUL PERO TAMPOCO ES MUSSOLINI

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 27/9/22 en: https://gzanotti.blogspot.com/2022/09/giorgia-meloni-no-es-ron-paul-pero.html

En nuestro artículo “Globalización y globalización” (https://puntodevistaeconomico.com/2021/01/22/globalizacion-y-globalizacion/) hemos tratado de distinguir entre una globalización que emerja del liberalismo clásico y aquella que surge de las imposiciones estatistas de las Naciones Unidas. Como sabemos, la primera ya no existe y lo que rige es la segunda, lo cual genera reacciones nacionalistas que deben ser distinguidas en dos. Una, la de un nacionalismo contrario al liberalismo clásico, donde en nombre de una tradición cultural se rechazan las libertades individuales, y otra que para defender estas libertades debe adherirse a una antigua noción de soberanía nacional como única opción para no ser invadida por un gobierno mundial que las elimine.

Todas estas distinciones deben tenerse en cuenta a la hora de evaluar los nuevos movimientos políticos y diversos liderazgos que están surgiendo como reacción a una agenda que baja de la ONU y que consiste en:

1.      Imposición obligatoria de educación sexual y reproductiva sin tener en cuenta los derechos de los padres;

2.      Imposición de aborto y transexualismo (incluidas campañas de anticoncepción) SIN tener en cuenta la libertad religiosa, la libertad de asociación, etc.

3.      Imposición de políticas estatistas con la excusa del cambio climático;

4.      Una apertura de fronteras que no tiene que ver con el libre comercio sino con la entrada de poblaciones que reclaman su propia nación y sus propias leyes violando las libertades individuales del territorio que quieren habitar (indigenismo y estados plurinacionales)

5.      Imposición del llamado lenguaje inclusivo sin tener en cuenta la libertad de expresión;

6.      Eliminación de la libertad de expresión, con la excusa de “desinformación”, de todos aquellos que se opongan a los puntos anteriores, con acusaciones adicionales de nuevos delitos como odio, discriminación, “White supremacist”, “domestic terrorist”, etc.

Hemos criticado siempre esa agenda sobre la base de las libertades individuales. NO sobre la base de un contenido específico. Por supuesto que esos seis puntos convierten al Catolicismo (el “en serio”, no el pachamama-catolicismo) y otras religiones tradicionales en un delito, como en el Imperio Romano (la analogía NO es casual) pero NO es en nombren de tales o cuales religiones que hay que oponerse a esa agenda global, sino en nombre de las libertades individuales violadas. Los puntos 1 y 2 violan la libertad de enseñanza, religiosa y de asociación. El punto 3, las libertades económicas. El punto 4, todas. Los puntos 5 y 6 eliminan la libertad de expresión e instauran una policía del pensamiento al mejor estilo nazi y soviético. NO es como católico, islámico, etc., que debo reclamar, por ejemplo, que los gobiernos no impongan una educación que vaya en contra de ciertos valores, sino que es en nombre de la libertad (en este caso la libertad religiosa) que les corresponde a todos los seres humanos por ser tales. Católicos, islámicos, judíos, agnósticos, ateos, marcianos y venusinos deberíamos unirnos todos en un pacto político originario donde la clave sean las libertades individuales protegidas por una Constitución Federal, o sea, los “constitutional essentials” (Rawls) o su “fe secular” (Maritain).

Desde esta perspectiva, las clasificaciones a los movimientos que resistan a la agenda de la ONU, como “fascistas”, “ultraderecha”, etc., se quedan cortas o son directamente falsas. Y la categoría de “populismo de derecha” se queda corta. ¿Por qué? Por varias razones, que están basadas en el análisis anterior:

–        La resistencia a la agenda globalista puede estar dictada por nacionalismos NO liberales así como también por libertarios, como por ejemplo Ron Paul y la mayoría de los paleo-libertarios de EEUU. Poner a todos ellos en la misma bolsa es erróneo.

–        Un líder nacionalista NO liberal NO es necesariamente “fascista” en el sentido técnico del término. Fascismo es Mussolini, Franco. Pero gran parte de estos nuevos líderes no van a eliminar la división de poderes, ni la suprema corte ni la libertad de expresión, y menos aún la economía de mercado. Sí, en general son proteccionistas y cuando se oponen a los referidos seis puntos lo hacen mezclando al nacionalismo no liberal con la defensa de las libertades. Sus discursos no son el colmo de la coherencia y en general su juego de lenguaje es aguerrido, y sus personalidades poco tienen que ver con la diplomacia. Eso tiene hipótesis psicológicas. Los líderes que encarnan reacciones no hablan como Sir Laurence Oliver, en general.

–        Por lo tanto, llamarlos inmediatamente “fascistas” es caer en la manipulación ideológica de la izquierda, como mínimo, o posicionarse directamente en una malicia política desde la cual hasta Hayek y Mises han sido llamados así.

–        La izquierda globalista es uno de los fenómenos totalitarios más agudos de toda la Historia de la humanidad. No avanza como Hitler en Polonia, a la luz del día. Esconde su totalitarismo bajo ingenuas herencias terminológicas heredadas del Estado de Derecho. Inventan nuevos derechos y los que están en contra son delincuentes. Y si alguien que no sea de ellos gana una elección, entonces es fascista, ultraderecha, white supremacist, terrorista, etc. Eso si no consiguieron manipular la elección.

A la luz de todo lo anterior, el juicio que nos merece alguien como Giorgia Meloni debe ser matizado, especialmente por aquel que venga del liberalismo, aún en sus formas más laicistas. Sí, libertaria no es. Pero fascista tampoco. Sí, ya sé que no es cuestión de cometer el mismo error que los anticomnunistas europeos anteriores a la Segunda Guerra, que los llevó a apoyar a diversos movimientos europeos fascistas en sentido técnico. Pero las actuales circunstancias históricas han cambiado. El mundo ya no es el de la post-guerra ni tampoco el del 91. Sí, ojalá Ron Paul hubiera ganado las elecciones en el 2012; ojalá lo hubiera hecho Alsogaray en 1973 en Argentina. Pero los juicios políticos concretos no se hacen de ojalaces que forman parte de universos paralelos. En este universo que nos tocó, las opciones son difíciles y los juicios deben ser más matizados, a la luz de nuevos planteos teóricos que no sé si estábamos preparados para hacer. 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor en las Universidades Austral y Cema. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Publica como @gabrielmises

Un comentario en “GIORGIA MELONI NO ES RON PAUL PERO TAMPOCO ES MUSSOLINI”

  1. Los políticos deben responder a concretas necesidades de la comunidad y llevar sus postulados a las elecciones que deben ser libres. Hoy la tendencia es a etiquetarlos sin conocerlos previamente para obstruir sus propósitos. Muchos politólogos aparecen opinando al respecto. Charlatanes intelectualoides búsquese una ocupación que mejor responda a necesidades de la sociedad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: