ELOGIO DEL CHISME

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 31/7/22 en: https://gzanotti.blogspot.com/2022/07/elogio-del-chisme.html

Okok, ya sé. ¿Cómo voy a elogiar la maledicencia, el hablar a espaldas, el escupir nuestros prejuicios, el diseminar mentiras por lo bajo?

Claro que no. El silencio es una gran virtud. Todos sabemos de los perjuicios cotidianos de hablar estupideces todo el día y que por eso las Escrituras dicen “de toda palabra vana os pedirá cuenta nuestro Señor”.

Sin embargo, el chisme, o las charlas de pasillo, que no son lo mismo, cumplen una gran función. Esas conversaciones espontáneas, que pueden ser prudentes o imprudentes, limitan de hecho el poder de los que ejercen cualquier función de gobierno.

Cuanto más vertical la organización, cuanto menos institucionalizadas estén las instancias de diálogo, cuanto menos institucionalizadas estén las instancias de distancia crítica, mayor chisme habrá, mayores serán las conversaciones por lo bajo, que incluso intentarán ser controladas por las instancias superiores de la organización vertical.

Por eso el intento, logrado a veces, de controlar las redes sociales (cosa que la OM, la CDC, en contubernio con google y etc, han logrado) para evitar todo pensamiento que se salga de lo que ellos consideran legítimo. Nada mejor para esos eternos controladores de acusar de fake news a quienes difieren con ellos. “Tienes derecho a tus propias opiniones, pero no a tus propios hechos”, dicen los emborrachados en su positivismo cultural. Claro, no piensan el leve detalle que quién determina qué es una opinión y qué es un hecho, cosa que además pasa por alto otro leve detalle: si la diferencia es legítima (cosa que casi ninguna carrera de comunicación social se plantea en serio).

El humor, los memes, los chistes, aunque a veces crueles e injustos, cuanto más abundantes y libres, mejor, porque a pesar de todo, ellos marcan el límite al poder de forma espontánea y fáctica. Sí, pueden ser muy injustos, pero marcan la percepción del otro, que no lo es todo, pero es parte de las relaciones inter-humanas. Por ejemplo, algunas personas piensan que yo me paso todo el día en un topós uranós leyendo a Santo Tomás. Ok, no es así, pero es la imagen que doy. Y la prudencia me dictará cuándo tenerlo en cuenta y cuándo no. Salvando las distancias, Alberto Fernández debe estar muy enojado por los chistes que se hacen de él. Ok, pero gracias a Dios eso indica que no estamos en Corea del Norte. Y eso lo dice alguien que siempre defendió a De La Rúa de la ridiculización que le hacía Nik. Pero, cuidado, Nik captaba la imagen que él daba. Para bien o para mal, a veces hay que tener en cuenta el percipii además del esse. Un gran santo dijo que a veces no sólo es necesario ser bueno sino parecerlo. A veces, no siempre. Pero cuando a veces se debe, no tenerlo en cuanta es una imprudencia. Mi padre me contó una vez el caso de un hombre ya mayor que llegó a un gran restaurant tradicional acompañado por una bellísima joven. “Es mi hija, es mi hija”…, comenzó a aclarar. Hizo bien. Al menos en los hombres de la generación de mi padre, hizo bien.

Bendito sea el chisme entonces. Sí, puede ser que sea ocasión próxima de pecado, pero qué bien que a los poderosos les molesten. 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor en las Universidades Austral y Cema. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Publica como @gabrielmises

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: