QUE EL PAPA FRANCISCO NOS SIRVA DE ENSEÑANZA

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 19/6/20 en:

Las últimas decisiones de Francisco (como por ejemplo, remover al Obispo de San Juan, Puerto Rico, o cerrar el Convento de Santa Catalina en Italia) han llevado el tema de la obediencia al Romano Pontífice a una tensión que no se veía desde hace décadas, al menos en los sectores partidarios de una obediencia al llamado Magisterio Ordinario como se lo entendía en tiempos de Juan Pablo II y Benedicto XVI.

El problema no es tanto Francisco y sus acostumbradas peculiaridades, sino el tema de la autoridad pontificia desde la declaración de infalibilidad del Concilio Vaticano I. Creo que Francisco debe aprovecharse como una buena oportunidad para replantear el tema.

Ningún buen católico tuvo nunca dudas sobre la Primacía de Pedro para definir en materia de Fe junto con un concilio dogmático universal. Pero Pío IX consideró prudente declarar la infalibilidad ex cátedra como desde entonces se la entendió. El argumento de los antiinfabilistas era la oportunidad del planteo (como Lord Acton, de donde sale su famosa admonición sobre el abuso del poder) y si era conveniente excluir en esos casos el concurso de los obispos. Por eso el Cardenal Fillipo María Guidi propuso una fórmula conciliadora, que los integrara, que ocasionó la famosa frase de Pío IX, “la tradición soy yo”, rechazando de plano la sugerencia de Guidi.

Dollinger, por otra parte, historiador eximio, intentó demostrar que de hecho varios pontífices habían cometido errores doctrinales graves, aunque no hayan quedado en las fórmulas dogmáticas de los concilios previos al Vaticano I. Dollinger, como se sabe, fue olvidado y silenciado (a parte de excumulgado en su momento), y su solo recuerdo es para cualquier buen católico un doloroso callo en el pie de su Fe. Newman quedó flotando entre dos aguas. Lord Acton se salvó de ser excomulgado por milímetros. Mons. Dupanloup hizo lo que pudo. Pero alea iacta est.

Una evaluación retrospectiva nos acerca a la hipótesis de que el tema de la infalibilidad era para Pío IX parte esencial de la segunda parte de su pontificado, donde el rechazo global a toda modernidad fue la clave de la cuestión. De allí la adhesión cuasi-fanática de los ultramontanos a Pío IX y las dudas de quienes tenían una visión menos monárquica de la Iglesia misma. No lo queremos admitir, pero la declaración de la infalibilidad, aunque fuera correcta, fue concebida en pecado político y oscurecida por ello. Luego ya sabemos cómo siguió la Historia. Por un lado los pontífices fueron prudentes en su aplicación, y varios teólogos del Vaticano II afirmaron todo lo que decían Dollinger, Acton y etc SIN afirmarlo, entre líneas. Por el otro, el abuso de poder predicho por Lord Acton se cumplió plenamente. En materia social, los papas comenzaron a afirmar absolutamente todo lo que querían ut si infalibilitas daretur. Y comenzaron las interminables discusiones sobre la validez del magisterio ordinario. Se produjo además una inflación de textos pontificios que llevó obviamente a una depreciación de su autoridad. La moneda de “custodia a tus hermanos en la Fe” se devaluó gravemente, como ya hemos dicho en otra oportunidad (https://institutoacton.org/2016/04/12/la-devaluacion-del-magisterio-pontificio-gabriel-zanotti/)

En todo este panorama, los sectores conservadores NO lefebvrianos descansaban tranquilos con Juan Pablo II y con Benedicto XVI. Al primero le seguían en TODO lo que dijera, aunque fuera una opinión sobre la mejor pasta de dientes, y al segundo le toleraron en silencio sus discursos en los que hablaba como si fuera F. Hayek. Porque el liberalismo el pecado excepto que el pecador sea Benedicto XVI.

Pero con Francisco se les vino el mundo abajo, y comenzaron a aprender a hacer distinciones que yo  había hecho desde 1985 cuando comencé a decir explícitamente que se podía ser un buen católico y estar de acuerdo con el libre mercado, cosa que parecía una herejía ante las dos primeras encíclicas sociales de Juan Pablo II. Luego cuando salió la Centesimus annus mis amigos conservadores pro free market entronizaron a esta última y olvidaron a las dos primeras. Lo de siempre. La inflación de los textos pontificios ocasiona, a todos, una excelente ocasión para recortar y pegar, con lo cual la llamada Doctrina Social de la Iglesia es un caos. Pero los primeros responsables de ello son los pontífices. Desde el punto de vista de la mezcla de niveles y el autoritarismo de su estilo, NO hay diferencia entre la Quanta cura y la Laudato si.

Ahora sería el momento de aprender. No es cuestión de que si Mons. Schneider saliera elegido Papa en unos años, los conservadores se olvidaran de la sana desobediencia en materias opinables que ahora tienen. No es cuestión que los próximos Papas hagan lo mismo que Francisco pero del otro lado. Es cuestión de que la doctrina y praxis de los próximos pontífices nos vayan acostumbrando a un magisterio más depurado de cuestiones opinables y más concentrado en la defensa de la Fe de siempre, que estaba muy clara ANTES de Gregorio XVI y Pío IX.

Pero creo que falta mucho para eso. Mientras tanto, que cada uno siga su conciencia, en medio de una Iglesia que, en su lado humano, se ha convertido en la arbitrariedad y en el caos más increíble de sus 2000 años. Los Borgia fueron un desastre pero la Fe no giraba en torno a ellos. 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor en las Universidades Austral y Cema. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Publica como @gabrielmises

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: