El caos puede apoderarse pronto de Guyana

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 3/8/20 en: https://www.eldiarioexterior.com/el-caos-puede-apoderarse-pronto-50460.htm

La sombra de una posible guerra civil está lentamente apareciendo

Hace ya un poco más de cuatro meses que Guyana tuvo sus elecciones nacionales, en un marco relativo de orden y paz. No obstante, insólitamente aún no se han confirmado sus resultados.

Por ello, la sombra de una posible guerra civil está lentamente apareciendo en el mencionado país sudamericano, que luce comprensiblemente tenso. Más aún, bastante nervioso.

El actual presidente, David Granger, insólitamente aún no ha aceptado los resultados que, por lo demás, sugieren preliminarmente que ha salido perdidoso de la reciente compulsa electoral. Esto es, derrotado por el denominado Partido del Pueblo Progresista. Pero hoy, las acusaciones de fraude electoral pululan fértilmente en el pequeño ambiente político local.

Desde el CARICOM alertan -con meridiana claridad- que el mencionado David Granger está “jugando con fuego”, en su todavía silenciosa amenaza de desconocer el veredicto de las urnas. Y así parece, efectivamente.

Tanto desde la OEA, como desde los Estados Unidos, se descuenta que Granger fue efectivamente derrotado. Por escaso margen. Pero fue vencido.

Los norteamericanos, por su parte, en prueba de descontento, ya han iniciado medidas sancionatorias, por el momento limitadas a restricciones a la emisión de visas.

Lo que acontece está demorando al avance de la explotación de los hidrocarburos, emplazados en yacimientos “costa afuera”, que fueran descubiertos por Exxon en el yacimiento denominado Payará. Se estima que, por lo menos, esa demora será de un año, quizás más. Esto no es para aplaudir, desde que posterga la obvia mejora del nivel de vida local, puesto que hablamos de nada menos que unos 8 billones de barriles de crudo, de buena calidad.

Por todo lo antedicho se cierne una posible tormenta, cuya materialización dependerá, en definitiva, de que las autoridades actuales acepten que su pueblo les ha pedido desde las urnas, nada menos que dar un democrático “paso al costado”.

Alguna vez se dijo que si la honradez no fuera un deber, por lo menos debería ser un cálculo. De esto se trata en Guyana. Y el presidente David Granger debe comprenderlo. Si se transforma en dictador, todos en la multirracial Guyana sufrirán. Inexorablemente.

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Fue profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: