El virus de la mentira

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 14/3/20 en: https://younews.larazon.es/el-virus-de-la-mentira/

Como en las siete y media, ante una epidemia los gobiernos suelen pasarse o quedarse cortos, y procuran después hacer frente o eludir las críticas que se les lanzan por ser exagerados o pusilánimes. Esto no es reprochable, y es de justicia reconocer que el equilibrio entre la complacencia y el alarmismo es cualquier cosa menos sencillo. Pero una cosa es el error, al que todos estamos expuestos, y otra cosa es la mentira. Por desgracia, cabe sospechar que estamos gobernados por mentirosos.
La sospecha, que cada vez es más compartida, brota de la llamativa coincidencia entre la negación oficial y las manifestaciones del pasado 8 de marzo. Nuestras autoridades, como escribió Luis I. Gómez en Disidentia, se pasaron dos meses ignorando los datos alarmantes de China y afirmando que el coronavirus era una especie de gripe. De pronto, pasados los festejos del feminismo progre, «un golpe de magia politológica convertía al virus en una amenaza real de la que, entonces sí, debíamos preocuparnos». El problema de los mentirosos se potencia cuando son compulsivos, es decir, cuando solo son capaces de sortear las dificultades que les plantean sus propios embustes sobre la base de seguir fabulando.
Y en eso estamos. Conjeturo que asistiremos a un festival de ficciones, desde el anuncio mil veces repetido de que ahora el Gobierno está realmente haciéndolo todo bien, hasta el mensaje reiterado de que las incursiones de la política y la legislación sobre la vida, la libertad, los derechos y los bienes de sus súbditos están justificadas por una causa de fuerza mayor, quizá la única causa de fuerza mayor que puede rivalizar con una guerra: una epidemia.
Pero no solamente nos mentirán los políticos y su prensa adicta asegurando que el quebrantamiento de nuestra libertad es imprescindible, sino que también mentirán sobre el papel del propio virus, de modo de convertirlo en justificación de los desmanes propios y ajenos, y de tapadera de los errores de todos. Le subirán los impuestos a usted, señora, y el paro subirá, pero le dirán que ellos no han hecho nada malo, porque todo es culpa del maldito virus. Responda entonces usted para sus adentros: sí, en efecto, la culpa es del maldito virus de la mentira.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE. Difunde sus ideas como @rodriguezbraun

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s