Capitalismo, socialismo e igualdad

Por Carlos Rodriguez Braun: Publicado el 4/11/19 en: https://www.libremercado.com/2019-11-04/carlos-rodriguez-braun-capitalismo-socialismo-e-igualdad-89158/

 

Si el capitalismo genera desigualdad, ¿qué diríamos del anticapitalismo?

Leí hace ya tiempo en El Mundo unas interesantes declaraciones de la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que afirmó:

El sistema capitalista genera desigualdad (…) Pero yo tengo confianza en la historia. Desde que en la Revolución Francesa se explicita la vocación de igualdad de los seres humanos, se han ido logrando cosas.

¿El capitalismo genera desigualdad? Confío en que cuando doña Carmena ejercía de jueza analizara los datos mejor. En las últimas décadas la desigualdad en el mundo se ha reducido, debido a que cientos de millones de personas han dejado atrás la pobreza extrema, especialmente en Asia y África. Esto lo reconocen los economistas de izquierdas, como Piketty, que por eso han cambiado el discurso y ahora se concentran en la desigualdad dentro de los países desarrollados, como si el internacionalismo proletario no fuera ya una bandera progresista.

Hablando de consignas de la izquierda, una seña de identidad del socialismo es la apropiación de la historia. De hecho, el mismo Karl Marx presumió de haber descubierto sus leyes, nada menos –una de las muchas cosas que debo a mi maestro Pedro Schwartz es que me aconsejara leer La miseria del historicismo de Karl Popper hace ya más de cuarenta años.

Cuando Manuela Carmena alude a la historia pensé en esa “fatal arrogancia” de la izquierda, y me fijé en otra de sus características, quizá la más sobresaliente desde la caída del Muro de Berlín. Cuando las personas de izquierdas hablan ahora del capitalismo, han dejado de considerar cuáles son sus alternativas. Por buenas razones, claro. Porque si el capitalismo genera desigualdad, ¿qué diríamos del anticapitalismo?

Por fin, me resultó revelador eso de indicar que la vocación igualitaria de la humanidad se explicitó en la Revolución Francesa, como si no hubiera habido ideas igualitarias explicitadas antes. Y como si el comunismo, el logro más siniestro y criminal del socialismo, no fuera una derivación de esa Revolución, cuya brutalidad es a menudo ignorada. Como la del socialismo real.

Lo cierto es que la admiración de los comunistas por la Francia revolucionaria era tal que, durante mucho tiempo, incluso después de compuesta La Internacional, los mítines del Partido Comunista concluían al son de La Marsellesa.

 

Carlos Rodríguez Braun es Catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Consultivo de ESEADE. Difunde sus ideas como @rodriguezbraun

Un comentario en “Capitalismo, socialismo e igualdad”

  1. El comunismo que viene
    Hay una negativa a hablar en público de esta posibilidad como si el silencio sirviera de algo.
    Hay, en los liberales y, en general, en los argentinos, una gran dificultad para ver la realidad del país tal cuál es y tratan de construirse una realidad alternativa para no ver lo que se viene. Hay señales y son muchas.
    El problema de los que afirman la llegada del apocalipsis es que si el apocalipsis se da nadie va a salir a agradecer por haberlo anunciado, en realidad, a todo el mundo le conviene pensar, decir y arriesgarse a afirmar que las cosas se van a solucionar en el futuro y que van a estar hasta un poco mejor ello lo vemos en todos los pronósticos que el sector privado hace en diciembre de la inflación futura y del crecimiento para el año próximo en Argentina y siempre se equivoca por optimista.
    Después de todo, el agorero no gana nada más que repudio en el corto plazo y repudio en el mediano plazo si su pronóstico no se cumple y si se da su predicción tampoco gana nada, así que uno podría decir que lo mejor es construirse esa realidad alternativa y dejar de mirar al futuro con ojos críticos, después de todo nada se puede hacer ante la injusticia del poderoso y, ahora, el poderoso es Alberto y estamos a su merced.
    Lamentablemente, existen sujetos, que sostienen que toda esa construcción falsa no sirve de nada y puede ser totalmente contraproducente para el país y para sus habitantes y aunque no ganen nada a nivel personal, esos sujetos se dedican a anunciar el apocalipsis para que alguno tome las medidas necesarias para evitar que sus pronósticos y predicciones se cumplan y si no logran eso, por lo menos, saben que algunas personas tomarán las decisiones correctas llegado el momento y eso los tranquiliza.
    La necesidad que tienen algunos de saber y decir la verdad y aceptarla tal cual es y no construirse cuentos para dormir les obliga y sí, son sujetos desagradables pero pueden ser útiles.
    Lo cierto es que el peronismo de Alberto tienen sus días contados, con sus gobernadores e intendentes, Alberto le va a decir al peronismo que aplicará las medidas de siempre no reducción del Gasto Público, refinanciación de la deuda externa, emisión monetaria con licuación de salarios, jubilaciones y subsidios para que todo cierre, acuerdos salariales, cepos, precios máximos, etc y toda medida intervencionista al alcance.
    Como esto no funcionó, no funciona, ni funcionará nunca si bien como señala Iván Cachanosky, se va a ganar cierto tiempo lo que sucederá es que el peronismo sembrará y cosechará el kirchnerismo.
    Porque lo quieran creer o no, Alberto es kirchnerista y si bien el peronismo de Alberto tiene sus días contados como señalamos puede no tenerlos el kirchnerismo de Alberto y sino será el de Cristina, Fernández les va a decir a los peronistas: “bueno los acompaño con estas medidas que son propias de la derecha de Perón.”
    Pero si se produce una crisis y se va a producir, por la ideología penal de Alberto que es contraria a toda represión, cuando llegue la crisis dejará que la izquierda recoja lo sembrado y lo transforme en revolución, mientras tanto, ya ha establecido contactos con la izquierda a nivel internacional pidiendo por la liberación de Lula dando asilo político a dos ministros claves del gobierno de Evo y esto lo hace también un macrismo funcional al kirchnerismo porque el macrismo, es y será, kirchnerismo de buenos modales.
    Así, por falta de visión internacional, mientras los peronistas siembran en sus patios y quintas, los kirchneristas y la izquierda internacional del socialismo del siglo XXI van a estar organizados para recoger los frutos de la crisis en Argentina con grupos incluso de Venezuela y Cuba. El peronismo le comprará ese tiempo a la revolución y le será funcional como lo fue el macrismo como lo fue, en cierta medida, el liberalismo macrista.
    Si el peronismo falla el camino es Venezuela y el peronismo va a fallar porque el peronismo no tiene una política económica diferente a la que aplicó Macri sin éxitos.
    El peronismo va a fallar en el corto plazo, no sé si en dos, cinco o diez meses y, entonces, va a ser el momento del kirchnerismo para recoger y virar, definitivamente, el país hacia Venezuela y Cuba, lo que tanto desean Grabois y su tío.
    ¿Cómo reaccionará EE.UU.? No lo sé, creo que con total indiferencia en lo militar hay que tener presente que Argentina no cumplió con Trump en ningún aspecto.
    Macri desarmó al macrismo, al periodismo, a la clase media y al campo, creó el mito de que el neoliberalismo fracasa en Argentina y con él la economía de mercado, los desarmó porque exigiéndoles grandes esfuerzos durante años, por desgaste, terminó regalando el gobierno con sus crisis al kirchnerismo y siendo funcional a sus planes.
    Fernández desarmará al peronismo y permitirá que se arme la izquierda porque se desacreditara cualquier política económica que no sea la comunista y se pondrá al país frente a una crisis sin tomar ninguna medida para combatirla y controlarla y, entonces, el peronismo cederá su poder y, en parte, se alineará con la izquierda y, solamente, quedarán el kirchnerismo.
    Se prepara la revolución y los liberales no la quieren ver venir, quieren pensar que todos son buenos salvajes, como enseñaba Rousseau, y, lamentablemente, no advierten los grandes peligros que existen, no quieren ver las señales ni a nivel local ni a nivel de internacional.
    Un poco más de realismo les pediría, un poco más de pensamiento crítico porque los necios no heredarán nunca la tierra y sí los pobres y sus líderes socialistas según Pancho, un poco menos de funcionalidad con el kirchnerismo.
    No sea que por apoyar primero a Macri y, luego, al peronismo de Fernández, estos liberales macristas terminen trabajando para la revolución con su ignorancia porque el primer error puede ser con buena voluntad pero el segundo es de pura maldad.
    Alberto Ramón Althaus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s