El papa Francisco no se dejó usar por Maduro

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 21/2/19 en: https://www.lanacion.com.ar/2222073-el-papa-francisco-no-se-dejo-usar
 

El autoritario líder venezolano Nicolás Maduro, empantanado en un país profundamente dividido al que su desafortunada gestión inicial de gobierno ha quebrado económica y socialmente, salió de pronto en busca de poder envolverse en la sotana del papa Francisco.

Para así «usarlo» políticamente, incluyéndolo en una presunta «mediación» que le permitiera abrir un diálogo con la oposición a su gobierno, tildado por una amplia mayoría de los venezolanos de «usurpador». Porque su pretendida «relección» en las amañadas elecciones de mediados de 2017 no puede naturalmente tenerse por válida. Nicolás Maduro procuraba burdamente que el Papa de alguna manera lo «legitimara» en su presunto segundo «mandato» presidencial, pese a que el ex camionero y torpe político venezolano está hoy indeleblemente teñido de usurpación.

Pero esta vez el papa Francisco mantuvo una prudente -e inteligente- distancia. Y no se involucró, sin «pisar ningún palito».

Le contestó a través de una carta de fecha 7 de febrero pasado, que fuera «filtrada» al público desde el diario influyente italiano «Corriere della Sera». Se cuidó enormemente, teniendo seguramente en cuenta que la Conferencia Episcopal de Venezuela ha fracasado en sus distintos intentos de poder conversar seriamente con Nicolás Maduro. Lo que ha sido reiteradamente denunciado por el valiente cardenal primado venezolano, Baltazar Porras, un crítico constante del dictador venezolano, que denuncia sus distintos abusos y persecuciones y sostiene que el único poder legítimo es el del Parlamento venezolano, desde que sus integrantes han sido libremente elegidos por el pueblo.

Pero lo hizo emitiendo, de paso, algunas señales importantes, bien ostensibles, que definen de alguna manera su visión de lo que sucede en el angustiado país caribeño.

La primera de ellas aparece en el inicio mismo de su carta, en la que no se dirige a Nicolás Maduro llamándolo «presidente», sino meramente «Señor Nicolás Maduro».

La segunda es aún más dura, cuando le recuerda -con toda altura- a Nicolás Maduro que no es confiable, desde que en el pasado sus palabras, luego de lo que se decidiera en reuniones específicas en las que participara, no fueron sin embargo «seguidas por gestos concretos». Esto es muy parecido a decirle simplemente que no tiene palabra; esto es, que carece de toda credibilidad. Duro. Pero las cosas han sido efectivamente así. Lo que -para el Papa- es, cuanto menos, «desafortunado».

La conclusión casi inevitable de esas dos señales parecería ser que, para el Papa Francisco, las condiciones para una «mediación» pontificia presumiblemente «no están dadas». Por ahora, entonces.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: