LOS ERRORES DE LA ARGUMENTACIÓN PRO-ABORTO DE CARLA YUMALTE HOY EN “LA NACIÓN”.

Por Gabriel J. Zanotti. Publicado el 16/5/18 en: http://gzanotti.blogspot.com.ar/2018/05/los-errores-de-la-argumentacion-pro.html

 

Hoy Carla Yumatle publica esto en La Nación: “…Los argumentos que consideran al embrión persona basados en su potencial y totalidad orgánica están subordinados normativa y fácticamente al uso del cuerpo de la mujer. La potencialidad sobre la cual se sostienen depende enteramente de la utilización del cuerpo de otra persona que ya existe. No hay consumación factible de la persona potencial sin la simbiosis física con una persona existente. El devenir de esa potencialidad no es autónomo ni autosuficiente, y por lo tanto la idea de un organismo completo es equívoca e inexacta”.

Su argumentación es incorrecta. Primero, los argumentos a favor de que el embrión humano es ya un ser humano no se basan en que es en potencia un ser humano, sino que es un ser humano en acto: por eso hablamos de embrión humano, como una etapa del desarrollo del ser humano. Para desarrollarse como humano tiene que ser ya humano, de lo contrario se desarrollaría como otra cosa.

Dado que el embrión es un ser humano en desarrollo, y dado que cuando el ser humano nace también es un ser humano en desarrollo, es incorrecto aplicar para esos casos la categoría biológica de simbiosis, que se da para organismos no humanos en los casos de mutualismo, comensalismo y parasitismo. Sobre todo, la última: el embrión no es un parásito, pues su esencia consiste en desarrollarse para salir del cuerpo de la mujer, sin desarrollarle necesariamente problemas de salud.

Por último, cuando el ser humano nace, no es autónomo ni autosuficiente. Incluso, dada la sociabilidad intrínseca, aunque compleja, del ser humano, podríamos preguntarnos cuándo un ser humano es autónomo y autosuficiente, sobre todo porque en los dramáticos casos donde los niños se han desarrollado fuera de la sociedad humana, el daño físico y psicológico es (hasta ahora) irreversible.

Por lo tanto, creo que la noción de “completo” que maneja la autora es errónea. En el sentido del “desarrollo”, un niño que nace es muchas cosas menos “completo”. Es más, ¿cuándo un ser humano es “completo”? ¿Cuándo actualiza totalmente sus potencialidades como humano?

 

Una vez más, en los argumentos pro-abortistas se ven errores filosóficos muy habituales que mal-entienden elementales nociones ontológicas como esencia, accidente, acto, potencia, etc…

 

Gabriel J. Zanotti es Profesor y Licenciado en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), Doctor en Filosofía, Universidad Católica Argentina (UCA). Es Profesor titular, de Epistemología de la Comunicación Social en la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor de la Escuela de Post-grado de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. Profesor co-titular del seminario de epistemología en el doctorado en Administración del CEMA. Director Académico del Instituto Acton Argentina. Profesor visitante de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Fue profesor Titular de Metodología de las Ciencias Sociales en el Master en Economía y Ciencias Políticas de ESEADE, y miembro de su departamento de investigación.

Anuncios
Publica un comentario o deja una referencia: URL de la referencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: