Peronismo y mayorías

Por Gabriel Boragina: Publicado el 7/1/17 en: http://www.accionhumana.com/#!/2017/01/peronismo-y-mayorias.HTML

 

Un típico mito político argentino tiene como asumido que el peronismo seria la fuerza política “mayoritaria” del país. Trataré de explicar porque no se trata más que de una ficción.

En cada comicio electoral, estadísticamente un tercio de los argentinos vota siempre al peronismo, otro tercio no lo vota nunca, y el tercio restante lo vota la misma cantidad de veces en que no lo hace.

Esto significa que literalmente el peronismo -en votos- representa sólo un tercio del total de la población en condiciones de votar.

Cuando me refiero al peronismo, lo hago en su más amplio espectro y las distintas variantes en las que se ha presentado en el mercado electoral argentino, que incluye lo que prefiero llamar el peronismo de Perón (a veces denominado “peronismo histórico”, “fundacional” o de “la primera hora”, y que yo abrevio como PP); el peronismo de Menem (que designo como “peronismo M” o brevemente PM) y el peronismo de los Kirchner (que diferencio como “peronismo K”, y abrevio como PK). Con todas sus variantes y en todas sus diferentes facetas: PP + PM + PK = P. Por eso, cuando aludo simplemente al peronismo (P) el lector deberá estar alerta en cuanto a que apunto a los tres (PP-PM-PK) salvo que haga los debidos contrastes para cada uno de ellos por alguna cuestión en particular.

Todos los gobiernos peronistas han tenido un común denominador: la corrupción, variando el grado de ella.

Supongamos la siguiente escala de corrupción, y la ubicación de los diferentes “peronismos” dentro de ella

MUY ALTA PK
ALTA PP
SEMI-ALTA PM
MEDIA
SEMI-MEDIA
BAJA
MUY BAJA

El peronismo -también en cualquiera de sus tres expresiones- ha sido (y sigue siendo) un populismo. Asimismo, como en el caso de la corrupción (y como todo) el populismo admite grados, lo que nos permite intentar un cuadro similar al anterior, pero esta vez de populismo:

MUY ALTO PK
ALTO PP
SEMI-ALTO PM
MEDIO
SEMI-MEDIO
BAJO
MUY BAJO

Otra característica del peronismo es su estatismo. En su graduación, aquí notamos algunas variantes, las que reflejamos en la siguiente escala:

MUY ALTO PP
ALTO PK
SEMI-ALTO
MEDIO PM
SEMI-MEDIO
BAJO
MUY BAJO

Podríamos seguir analizando otras características de este “movimiento” (como gustan llamarlo sus seguidores), pero haría sumamente extenso lo que pretende ser un breve análisis.

No vamos ahora a explayarnos sobre que queremos significar con las palabras corrupción, populismo, estatismo, etc. porque hemos dedicado muchísimos trabajos a estos temas que sería muy espacioso reproducir aquí.

Estas características, simplemente delineadas, no han sido -por supuesto- exclusivas del peronismo, sino que las ha compartido con otros gobiernos que alternaron en el poder, tanto civiles como militares y, supuestamente, anti-peronistas. Pero, sin duda, el peronismo ha llevado al paroxismo (en las graduaciones sugeridas) los rasgos más negativos de la política argentina en su conjunto.

Ahora bien, a pesar de todo lo anterior, el peronismo ha gobernado el país por dilatados periodos. Desde su aparición en 1945 y hasta el presente posee, evidentemente, el historial de gobiernos más largos en el tiempo. Si, como sostengo, nunca ha sido mayoría ¿cómo pudo haberlo logrado?

Primero veamos como distribuyen sus votos los peronistas (P) los no peronistas (NP) y los antiperonistas (AP):

P VOTA SIEMPRE P
NP VOTA P o NP o AP
AP NUNCA VOTA P
AP VOTA AP o NP

Como observamos, la mayor flexibilidad electoral -a la hora de depositar sus sufragios- son los NP. Por ende, son los que definen toda elección a favor o en contra de los candidatos P, NP o AP.

Lo que ha determinado las elecciones en las que históricamente el peronismo se alzó con el triunfo fue ese tercio no peronista (NP) ni antiperonista (AP) que mencioné antes. Los que -alternativamente- en cada elección, votan al peronismo o a alguna otra fuerza o partido no peronista o antiperonista. ¿Cómo es ello posible?

Para responder esta pregunta, la mira debe enfocarse en un estudio más profundo, que contemple la sociología política del argentino medio. En esta línea, puede decirse que el plafón ideológico de este, es la socialdemocracia, lo sepa o no. A muy grandes rasgos, la socialdemocracia postula el intervencionismo estatal, y oscila entre un menor o mayor grado del mismo, conforme a las circunstancias.

El peronismo es un populismo, y -como tal- no abraza ninguna ideología precisa, sino que las utiliza y las cambia (o intercambia) en función de que le permitan arribar y conservar el poder político y económico a todo trance. Se ha dicho que la única “ideología” del populismo es este último objetivo.

Esta “plasticidad ideológica” (por llamarla de alguna manera) le permite mutar sin rubor, desde el intervencionismo más extremo hasta el más moderado, pero sin dejar de lado jamás el intervencionismo.

Como el liberalismo es anti-intervencionista, el populismo nunca podría ser (ni lo fue) liberal. Dígase, obviamente, lo mismo del peronismo.

Este -como populismo- ha sabido adaptarse a esas estrategias de conversión, y las ha modelado conforme la idiosincrasia del argentino medio quien, a sus espaldas, carga con una larga historia de caudillismo y personalismo que forman parte esencialísima de todo populismo y -por consiguiente- igualmente del peronismo.

Esa absoluta falta de compromiso ideológico, siempre le facilitó ofrecer un discurso acorde a aquello que sus oyentes circunstanciales deseaban oír, lo que le ha posibilitado alzarse con la victoria en muchas contiendas electorales, zanjadas por ese tercio de ciudadanos no-peronistas (NP) quien -en sentido inverso- le ha infringido, asimismo, sendas derrotas cuando esa fracción ciudadana creyó que había llegado el momento de menos estatismo en el gobierno.

Sin embargo, un menor estatismo nunca es primera prioridad para un electorado que comparte -en más o menos- el sistema estatista, como es el argentino. Las derrotas del P, desde la primera en 1983 hasta la fecha, no representaron (ni quisieron serlo) derrotas del estatismo, sino que trataron de ser derrotas a la corrupción.

Sucede que al argentino promedio le cuesta muchísimo reconocer que el intervencionismo estatal lleva necesariamente a la corrupción, y que esta es no otra cosa que un simple efecto de aquel.

Este esbozo, naturalmente, no agota el examen del peronismo. Y será sumamente extraño que un peronista este de acuerdo con el mismo (algo que, dicho sea de paso, no lo espero). Pretendo aquí -simplemente- dar mi visión personal sintética de este peculiar fenómeno político argentino.

 

Gabriel Boragina es Abogado. Master en Economía y Administración de Empresas de ESEADE.  Fue miembro titular del Departamento de Política Económica de ESEADE. Ex Secretario general de la ASEDE (Asociación de Egresados ESEADE) Autor de numerosos libros y colaborador en diversos medios del país y del extranjero.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: