Keiko Fujimori es la favorita en las elecciones de Perú

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 2/6/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1904944-keiko-fujimori-es-la-favorita-en-las-elecciones-de-peru

 

El próximo domingo los peruanos volverán a las urnas. Lo harán para votar en la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales nacionales.

La paridad o empate técnico entre los dos contendores que las encuestas sugirieron desde un primer momento parece, sin embargo, haberse roto al tiempo de culminar la campaña y silenciarse los debates. Los números sugieren ahora que Keiko Fujimori podría ser la ganadora y que Pedro Pablo Kuczynski terminaría siendo derrotado. Con una diferencia del orden de unos cinco o seis puntos, a favor de la primera.

Pero, cuidado, en las elecciones peruanas la última semana, la anterior al día en que se debe votar, ha deparado algunas veces verdaderas sorpresas. Sin ir más lejos, en la última semana de las elecciones del año 2011, la propia Keiko Fujimori aventajaba al presidente Ollanta Humala por casi dos puntos y, sin embargo, terminó siendo derrotada.

Nadie puede entonces pretender todavía ser ni ganador, ni imbatible. La recta final es difícil. Y lo cierto es que todavía hay un 5% de votantes que manifiesta ser indecisos, sumado a un curioso 12% que asegura que votará en blanco, o que hará anular su voto.

Dieciséis años después de que Alberto Fujimori -envuelto en escándalos de corrupción y acusaciones de haber violado los derechos humanos de algunos de sus connacionales- renunciara a la presidencia de su país (por fax, desde Japón) su tenaz hija, a los 41 años, puede de pronto transformarse en la primera mujer que conduzca al ascendente Perú.

Cuando culmina la pulseada entre ella y su rival, el economista Pedro Pablo Kuczynski, de 77 años, la empeñosa Keiko Fujimori está más cerca de triunfar que nunca hasta ahora, redimiendo de algún modo a su padre. Así lo cree el 55% de los peruanos.

Como ha comenzado ya la “veda” de encuestas, los hechos de la última semana -a la que por ello se califica de “ciega”- y su impacto en la contienda electoral peruana no podrán ser, en más, “medidos” con cifras y deberán ser evaluados e interpretados por cada uno de los votantes.

Seamos algo más específicos en cuanto a la conformación de la actual perspectiva de los votos. Keiko Fujimori llega a la segunda vuelta liderando claramente en el norte de su país. En Lima, en cambio, está “cabeza a cabeza” con Pedro Pablo Kuczynski. Pero pierde feo en el sur andino, donde las preferencias están aparentemente del lado de su rival.

En el “interior urbano” de Perú, las encuestas sugieren que Pedro Pablo Kuczynski estaría al frente. En el “interior rural”, las cosas lucen a su vez a favor de Keiko Fujimori. En las franjas poblacionales de mayores ingresos, Keiko está claramente algo atrás y en las de menores ingresos, se ubica, en cambio, al frente.

La campaña de Pedro Pablo Kuczynski ha sido realmente pobre. Llena de errores. Y hasta de alguna impensada, pero dañina y poco feliz, expresión personal contra Keiko que, por lindar con la arrogancia y hasta con el insulto injustificado, lo perjudicó. Admitamos que no es nada fácil para un hombre de centro tratar de “atraer” a la izquierda, sin preocupar o hasta espantar a sus verdaderos correligionarios. Es un equilibrio realmente difícil.

Lo cierto es que el llamado “fujimorismo” que, al decir de Francisco Miró Quesada Rada, es mucho más una forma de hacer política, que una ideología (lo que podría también decirse del peronismo) porque mezcla caudillismo con populismo, clientelismo, y hasta con una tendencia al abuso de poder, parece estar más cerca de alzarse con el triunfo que su rival.

Pragmático, el “fujimorismo” busca y privilegia los resultados. Obtiene así apoyos inesperados, como el del cardenal arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, o el de los grupos evangélicos. Y ahuyenta sensiblemente tanto a los votantes izquierdistas, como a los liberales, para los que es anatema.

En su activo, el “fujimorismo” tiene la derrota de Sendero Luminoso; la reinserción de Perú en el mundo; el haber ordenado la economía que había sido ferozmente demolida por la izquierda militar, en los 80; y el logro de la paz con Ecuador. No es poco.

En su pasivo: un pasado autoritario y violaciones a los derechos humanos. Lo que es grave. A lo que cabe agregar la existencia del vacío producido, también en Perú, por el colapso de los partidos políticos tradicionales y la consiguiente posibilidad de poder aprovechar el espacio “vacío”. Por todo eso, el “fujimorismo” enciende las pasiones; a diferencia de Pedro Pablo Kuczynski, que no lo hace.

Keiko Fujimori es más bien amable, pero no parece ser demasiado carismática. Luce como una trabajadora incansable y disciplinada. Tenaz, sabe escuchar y parece capaz de aprender y, más aún, de adaptarse.

Si ella triunfa, lo sustancial del modelo económico abierto y de mercado que ha hecho crecer al Perú debería mantenerse sin mayores cambios, sin que ninguna modificación abrupta del rumbo general provoque convulsiones. Lo mismo puede ciertamente decirse de su rival ocasional. Pero en el caso particular de Keiko Fujimori habrá que estar vigilantes en el capítulo del buen funcionamiento de las instituciones centrales de la democracia, para que ellas no sean manipuladas, como en el pasado. Y también en el de las libertades civiles y políticas individuales, que fueran en su momento severamente conculcadas durante la gestión de su padre. Esto pese a que Keiko no deja de decir que ha aprendido las lecciones que en esos tan delicados temas le llegan desde el pasado. Y es posible que así sea.

Al margen del proceso electoral en curso, Perú sigue produciendo, en el plano económico, números que generan envidia: la inflación del mes de mayo fue del 0,21% y la tasa de inflación anualizada bajó al 3,54%, muy cerca del rango con el que procura operar el Banco Central de Reserva. El “modelo”, funciona.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: