FELICIDAD ENVASADA AL VACÍO

Por Sergio Sinay: Publicado el 3/6/16 en: http://sergiosinay.blogspot.com.ar/2016/06/felicidadenvasada-al-vacio-por-sergio.html

 

El pensamiento superficial avanza y ahora se lleva puesto al significado profundo de la felicidad

En la era del vacío, la banalización de la felicidad y la falsificación de su significado están a la orden del día. Un presidente la propone como proyecto de gobierno, convencido quizás de que puede haber una felicidad de talla única, simple, facilonga, elemental (hecha de jingles, sonrisas y globos) que les vaya bien a todos. A su vez un aviso publicitario (se supone que de autos, aunque el producto está desdibujado) plantea que haya “calles felices”, bautizándolas con nombres de cómicos y comediantes, quienes en verdad merecerían que no se les falte el respeto usándolos como señuelos de este truco burdo e infantil. Los destinatarios de ambos mensajes (ciudadanos y consumidores) son tratados como tontos, se les propone una suerte de pensamiento mágico capaz de crear realidades con solo desearlas.

En ambos casos la felicidad aparece como una aplicación y sólo habría que bajarla y ejecutarla. Algo que viene de afuera hacia adentro. Pero el camino es inverso. La felicidad es el resultado de una manera de vivir, de cómo se ejercen valores, de cómo se construyen vínculos y se los honra, de cómo exploramos el sentido de nuestra vida, de la coherencia entre nuestros actos y ese sentido.
La felicidad es una huella, no una zanahoria a alcanzar. Por eso no puede ser una meta. La meta es otra: vivir con sentido, honrar lo recibido, dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontramos. La felicidad será una consecuencia.
Pero estamos en la era del vacío, de la banalidad militante, del facilismo rabioso, de la superficialidad innegociable. Y no hay aviso tramposo ni propuesta política insulsa que puedan provocar felicidad automática en donde todo lleva a la insatisfacción permanente y a la angustia existencial asegurada. La felicidad que prometen y proponen es artificial, sin raíces y envasada al vacío. Al vacío existencial.

 

 

Sergio Sinay es periodista y escritor, columnista de los diarios La Nación y Perfil. Se ha enfocado en temas relacionados con los vínculos humanos y con la ética y la moral. Entre sus libros se cuentan “La falta de respeto”, “¿Para qué trabajamos?”, “El apagón moral”, “La sociedad de los hijos huérfanos”, “En busca de la libertad” y “La masculinidad tóxica”. Es docente de cursos de extensión en ESEADE.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: