LA “HERENCIA”: ¿CHAMUYO O REALIDAD?

Por Adrián Ravier. Publicado el 10/05/16 en: https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/2016/05/10/la-herencia-chamuyo-o-realidad/

Por casualidad, en paralelo con mi nota en Infobae del día de ayer, el ex Ministro de Economía durante la última etapa del kirchnerismo, Axel Kicillof, publicó una columna en Página 12 para responder sobre la “pesada herencia.” Sugiero al lector, tomarse un momento para leer ambas columnas, tras lo cual ofrezco mis propias reflexiones.

El ex Ministro responde allí a cuatro de los diez puntos que planteo en mi artículo. Veamos:

  • Elevadísimo déficit fiscal. Hay muchas formas de medirlo. Generalmente se toma el déficit primario, y éste a su vez se puede tomar con ANSES y BCRA, o sin ellos. El dato del 7 % de déficit fiscal que menciona Kicillof excluye esos recursos porque representan deuda interna. La deuda interna es una forma de financiar el déficit, pero no son recursos genuinos como los impuestos. Además, otros preferimos no tomar el déficit primario, sino también el que incluye los intereses de la deuda pública. En definitiva, esas erogaciones también hay que pagarlas. Ese déficit hoy es del 7,66 %. El gráfico No. 1 muestra la evolución del déficit fiscal durante la gestión de Kicillof, primero en las sombras, luego en su función de Ministro de Economía.

Gráfico No. 1: Resultado fiscal

Kicillof_1

 

 

 

 

 

 

Fuente: MECON y estimaciones propias.

  • Inflación desbocada: Es cierto que la inflación bajó en 2015 respecto de 2014, pero ese fue el efecto Fábregas, quien había decidido como Presidente del BCRA reducir el ritmo de expansión de la base monetaria desde 40 a menos del 20 % a mediados de 2014. Los gráficos No. 2 y 3 lo muestran claramente.

Gráfico No. 2: Base Monetaria

Kicillof_2

 

 

 

 

 

 

Fuentes: BCRA

Gráfico No. 3: Inflación

Kicillof_3

 

 

 

 

 

 

Fuente: IPC Congreso e INDEC

Si la inflación se aceleró en 2016 esto obedece a la política monetaria que el ex Presidente del BCRA Vanoli emprendió en 2015 –con un total apoyo de Kicillof- y que se puede observar en el gráfico No. 3, expandiendo la base monetaria arriba del 30 %, con pico de 42,4 % en diciembre de 2015. De hecho, no se puede negar que se desplazó a Fábregas del BCRA justamente para avanzar con esta política de inyección monetaria.

A esta causa monetaria de la inflación, por supuesto hay que agregar la inflación reprimida sustentada en el cepo cambiario y sucesivos controles de precios sobre la economía argentina. Es sabido por todos los economistas que el sinceramiento y normalización de la economía traería aparejado reconocer la inflación mayor real que ya existía, independientemente de que ésta baje en los próximos años con un plan anti-inflacionario. El gráfico No. 3 muestra los resultados esperados de este plan para los próximos años.

  • Reservas extenuadas: En su nota, Kicillof continúa negando que prácticamente vació al BCRA de reservas. Al respecto, primero se puede observar en el gráfico No. 4 el efecto inmediato del cepo cambiario sobre las reservas. Las reservas que habían superado los 50.000 millones de dólares a fines de 2011, se desplomaron en 2012 –tras el cepo- a menos de 30.000 millones de dólares.

Gráfico No. 4: Reservas y cepo cambiario

Kicillof_4

 

 

 

 

 

 

 

 

En este caso, el gráfico no está actualizado. Habrá que agregar durante 2014 y 2015 el efecto de los swap chinos, que permitieron engrosar con yuanes las reservas del BCRA. Al margen, Kicillof afirma en su última nota que el nuevo gobierno convirtió esos yuanes a dólares y que tuvo que tomar deuda para fortalecer estas reservas. Esto es cierto, y si bien no es una buena noticia que Argentina vuelva a iniciar un proceso de endeudamiento, al menos si se limita a esta circunstancia no sólo es deseable, sino necesario para respaldar al debilitado peso argentino.

  • Economía estancada. Al no haber estadísticas oficiales por la intervención del INDEC (aspecto que Kicillof aun niega), la discusión se torna difícil. Al margen, el gráfico No. 5 muestra el efecto Kicillof, con 4 años de estancamiento, que a la vez impactan sobre el consumo y la inversión. Las causas de esta pobre perfomance macroeconómico son complejas, pero sin duda el cepo cambiario influyó en ello.

Gráfico No. 4: La actividad económica

Kicillof_5

 

 

 

 

 

 

Fuente: Libertad y Progreso en base a datos de Orlando Ferreres.

Las discusiones de historia económica, siempre han sido complejas de resolver, tanto conceptualmente, como también en los números. Aquí la discusión es más compleja aun por la intervención del INDEC, de la que Axel Kicillof también fue parte. Esperemos que continúe el proceso de normalización, en el INDEC, pero también en lo que refiere a resolver los desequilibrios heredados en los frentes fiscal, monetario y cambiario.

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: