Elecciones presidenciales en Perú

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 5/4/16 en: http://www.lanacion.com.ar/1886288-elecciones-presidenciales-en-peru

 

El próximo domingo 10 de abril habrá nuevamente elecciones presidenciales en Perú. Para reemplazar, en este caso, a Ollanta Humala, quien culmina su mandato sin pena ni gloria. Nos referimos a la primera vuelta electoral, claro está. Cuando ya el 58% de los más de 22 millones de peruanos que están habilitados para votar dice haber decidió la forma en que lo hará.

La incansable candidata de “Fuerza Popular”, Keiko Fujimori, ha liderado cómodamente las intenciones de voto todo a lo largo de la extensa campaña y llega al final de su esfuerzo con un notable 37% de las preferencias. Su pase a la segunda vuelta parece entonces estar casi asegurado. Más de un tercio de los peruanos la apoyan abiertamente.

La siguen, el economista de centro Pedro Pablo Kuczynski con 15,5% de las intenciones y Verónika Mendoza, la candidata que, desde la izquierda, corre con colores “bolivarianos” con un 15%. Mendoza -que viene del oficialismo, desde que en su momento militara activamente en el Partido Nacionalista Peruano- está envuelta en especulaciones que parecen ligarla a Nadine Heredia, la esposa del presidente Humala. Es claramente la candidata que más luce como “anti-sistema”.

Atrás de ellos están, entre otros: Alfredo Barnechea (otra opción política moderada, de centro-izquierda) con un 10% de las intenciones y el eterno candidato aprista: Alan García, un histórico camaleón de la política, que exhibe sólo un flojo 5,9%. Muy lejos aparece el ex presidente Alejandro Toledo, con un desdibujado -y sugestivo- 0,8%, que habla de la falta de apoyo que lo afecta desde hace rato.

En función de esos guarismos, la gran incógnita parecería ser quién será en definitiva el contendor de Keiko Fujimori en la segunda vuelta, prevista para el 5 de junio. Lo cierto es que Pedro Pablo Kuczynski y Verónika Mendoza son realmente opciones muy diferentes. Opuestas, más bien. Edificadas desde el centro y la izquierda del espectro de la política, respectivamente. Al cierre de la campaña, las encuestas sugieren que Keiki Fujimori podría hoy vencer a ambos, aunque con mayor holgura a Mendoza que a Kuczynski.

Las encuestas también proyectan que el partido de Keiko Fujimori tendría la mayor representación en el Congreso, con un 35,8% de las intenciones de voto. Lo que supone que se quedaría con nada menos que 64 de las 130 bancas que, en total, tiene en Congreso peruano. Seguida por el partido de Pedro Pablo Kuczynski, con el 18,6% y 25 escaños; el de Verónika Mendoza, con el 8,9% y 24 bancas; y el de Alfredo Barnechea, con el 7,3% y 5 bancas.

Pese a que el liderazgo de Keiko Fujimori es amplio, su imagen negativa también lo es. Un 49% de los consultados manifiesta que jamás la votaría, por ningún concepto. Por eso, el resultado de la segunda vuelta podría ser ajustado y nada está aparentemente asegurado, para nadie.

Kieko Fujimori está -pese a todo- frente a una nueva oportunidad. La que sugiere que una mujer podría esta vez llegar finalmente a la presidencia de Perú. Ella, recordemos, apareció en el escenario de la política cuando sus padres se divorciaron y tuvo, de pronto, que oficiar de “primera dama” del entonces presidente, Alberto Fujimori. A su caída, Keiko hizo un paréntesis académico en EE.UU., regresando a la política peruana recién en el 2005 y resultando elegida parlamentaria en el 2006.

Su apellido es a la vez un activo y un pasivo. Sin él, Keiko no sería nadie, presumiblemente. Pero el feo final de la gestión de su padre, todavía encarcelado, influye adversamente. Mucho. Le debe ciertamente la notoriedad a su padre, pero es evidente que también los desaciertos paternales se proyectan sobre Keiko. Por todo esto fue derrotada por Ollanta Humala en el 2011, aunque por escasos 400.000 votos.

Ahora, habiendo dejado de lado a los militantes del ala “dura” de su partido, Keiko procura mostrar una imagen menos controvertida y más flexible. Desde el centro del espectro político y predicando la continuidad del modelo económico, abierto y de mercado, que ha hecho crecer vigorosamente al Perú. Aquel que precisamente se instalara en el país en los primeros tiempos de la gestión de Alberto Fujimori.

Uno de los principales activos de Keiko es su labor incansable. Durante la campaña, recorrió pacientemente todo el país, como ninguno de sus contendores en el mundo de la política. Por esto tiene un alto nivel de apoyo en el interior peruano. Otro de sus activos es su credencial de severidad, sino de dureza, cuando de asegurar la seguridad personal se trata. Ese es un tema que aún no ha sido resuelto en Perú y que preocupa a muchos.

Como telón de fondo de los debates electorales que ya llegan a su final, aparece una economía peruana desacelerada, pero sana. Que sigue creciendo pese al enfriamiento de la economía mundial y a la baja del precio de las materias primas de exportación. El FMI confirmó que, tras la tasa de crecimiento del 2,4% registrada en 2014, en el 2015 el crecimiento peruano no se detuvo. La tasa del 2015 estaría en el orden del 3,3% del PBI peruano. Frente a las circunstancias, nada mal.

Perú apuesta a crecer vinculada al eje del Pacífico. Con Chile, Colombia y México. Esas cuatro economías, sumadas, conforman el 38% del PBI de América Latina y el Caribe y son la octava economía del mundo y el octavo polo exportador. Son, asimismo, el 50% del comercio exterior latinoamericano y reciben el 47% de toda la inversión extranjera directa en la región.

Perú, como Paraguay, Colombia o Chile, ha destruido sistemáticamente pobreza a lo largo de la última década. Particularmente en el ámbito rural. Pero, pese a ello, aún tiene un 22% de su población sumergida en ella, lo que nos muestra que aún hay mucho por hacer en ese capítulo social. Perú -sin embargo- todavía está lejos del grado de desarrollo de su vecina Chile, cuya pobreza se ha reducido al 7,5% de la población. Pero su rumbo es ciertamente bueno y, salvo resultados inesperados, será presumiblemente mantenido.

 

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: