Adiós, Mr. Eco: despidiendo a un maestro

Por Alejandra Salinas: Publicado el 20/2/16 en https://es.scribd.com/doc/299883054/Adios-Mr-Eco-despidiendo-a-un-maestro: 

 

El profesor, escritor y filósofo Umberto Eco (1932- 2016) nos legó una riquísima obra humanística que inspirará a las generaciones por venir. En mi caso, agradezco enormemente su mirada clarificadora y rigurosa en tres áreas del conocimiento que me tocan de cerca en mi actividad académica, y que son: los criterios para la interpretación de un texto, las pautas para la producción de una tesis, y la reflexión sobre la naturaleza de la universidad en la actualidad. En lo que sigue comento muy brevemente cada uno de sus aportes.

¿Cómo interpretar un texto? En Los límites de la interpretación Eco habla de un “principio de contextualidad” – siguiendo a Pierce-, según el cual interpretamos un texto dentro de un discurso y un contexto dados, siempre abiertos a la libre interpretación del lector acerca de su(s) significado(s). La interpretación es un acto individual y libre, pero en última instancia remite a algún aspecto del mundo externo al intérprete. Así, el conocimiento del mundo es una realidad social compartida, es decir, se asienta en una “comunidad de intérpretes” que frecuentemente pueden arribar a un acuerdo acerca de la validez de una cierta interpretación. Sin embargo, advierte Eco, tal acuerdo no implica afirmar nada acerca de la intención del autor del texto, ni implica sostener que la interpretación aceptada en común sea la única o sea la final.

Si bien los textos admiten múltiples interpretaciones, y si bien entre éstas no existe ninguna versión “privilegiada,” Eco afirma que es posible ponerse de acuerdo sobre algunas interpretaciones que no son legítimas. En otras palabras, aunque sea difícil ponerse de acuerdo sobre lo que constituye una buena interpretación, sí es posible detectar una mala interpretación (The Limits of Interpretation, Indiana University Press, 1991, 38-42).

No hay espacio aquí para desarrollar más este último punto, baste con indicar que el pensador se refiere al mismo como “una suerte de principio popperiano” de acuerdo con el cual existen reglas o normas que permiten afirmar [falsear] cuándo una interpretación es “mala;” una de esas reglas es por ejemplo, la regla de la consistencia interna de un texto (Ibid., 60). Desde esta perspectiva, la interpretación admite total libertad y creatividad por parte del lector individual, siempre y cuando se admita la posibilidad de falsear esa interpretación en base a reglas o métodos aceptados por la comunidad como idóneos para tal tarea. Los límites a la interpretación están dados entonces por el proceso de falsación, dentro del cual rige una completa libertad interpretativa.

Vinculada con esos métodos y reglas aceptados por una comunidad dada – en este caso la comunidad universitaria- se encuentra el tema de la producción de una tesis. Lejos de limitarla a la producción de un escrito que luego será olvidado, o sólo utilizado con fines profesionales, para Eco la tesis es fruto del estudio de nivel superior “no entendido como una cosecha de nociones, sino como elaboración crítica de una experiencia, como adquisición de una capacidad (buena para la vida futura) para localizar los problemas, para afrontarlos con método…” (Umberto Eco, Cómo se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de estudio, investigación y escritura, en http://www.upv.es/laboluz/master/seminario/textos/umberto_eco.pdf, pag.11).

Como el autor sugiere, la capacidad de afrontar un problema mediante un método va más allá de lo meramente académico, es “buena” para la vida en general. Infiero de ello que este es un aporte importante de la universidad al contribuir con el aprendizaje y la transmisión de las formas variadas de localizar un problema y de emplear un cierto método para resolverlo. (Nuevamente menciono acá la posible influencia de Popper en este sentido, ver al respecto el libro All Life is Problem Solving, Routledge, 2001).

Lo cual nos trae a la reflexión sobre la naturaleza de la universidad. El profesor italiano visitó la Argentina en mayo de 2014, donde disertó sobre “La función de las universidades hoy” (Universidad Nacional del Sur, conferencia disponible en https://www.youtube.com/watch?v=P3e0mybAP4E, ver minutos 15:36- 31:50). Me interesa en este respecto resaltar algunos de los conceptos vertidos sobre la función de la universidad en el mundo de hoy. La universidad según Eco es un lugar donde se apunta a desarrollar debates de un modo racional y crítico, y donde se propagan ideas y proyectos que contribuyen con la paz y la integración del mundo (Eco pone como ejemplo el proyecto Erasmus: http://www.oapee.es/oapee/inicio/pap/erasmus.html). Pero hay más aún: una tarea “urgente y fundamental” de la universidad hoy es hacer frente a la crisis de la memoria histórica por medio de la preservación de la identidad de una sociedad. “Cuando con un acto de censura se cancela una parte de la memoria social, la sociedad siempre entra en una crisis de identidad,” advierte Eco. Por ello en la universidad las memorias comunes son “inventariadas y conservadas”, e incluso “filtradas”. En este sentido, una cultura sería el resultado de lo que se ha olvidado y filtrado, descartando la información inútil. Eco menciona el personaje de Funes de Borges como alguien incapaz de filtrar nada -y por lo tanto de discernir-, y opina que el exceso de información en Internet produce lo que podemos llamar el “efecto Funes.” Para contrarrestar este efecto, la universidad y las instituciones de formación pueden enseñarnos el “arte de la selección” al ofrecer un terreno común donde se identifican y se comparan distintos conocimientos. Es en la universidad donde se realiza “una aproximación unificada a la diversidad”, y donde se filtran y se custodian los conocimientos legados por las tradiciones intelectuales.

Adiós, Mr. Eco. La comunidad universitaria lo despide con admiración y agradecimiento.

 

Alejandra M. Salinas es Licenciada en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales y Doctora en Sociología. Fue Directora del Departamento de Economía y Ciencias Sociales de ESEADE y de la Maestría en Economía y Ciencias Políticas. Es Secretaria de Investigación y Profesora de las Asignaturas: Teoría Social, Sociología I y Taller de Tesis de ESEADE.

Anuncios
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: