Las adivinanzas sobre el futuro del dólar

Por Alejandro Tagliavini. Publicado el 26/6/15 en: http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=796524

 

Qué pasará con el dólar hasta la llegada del próximo Gobierno es pura adivinanza, porque no existe racionalidad en el mercado a partir de que el Gobierno ejecuta acciones contradictorias y en proporciones también imprevisibles. Como tuvo éxito, al llegar Vanoli al BCRA, en bajar el «blue» -mejor dicho, revaluar el peso-, cree que fue exitoso el envío de policías y gendarmes a la City, pero lo cierto es que el triunfo se debió a medidas paralelas contradictorias: cierta liberación en la entrega de dólar «ahorro», aumentando la oferta.

Por el contrario, la represión desalentará a los oferentes de un dólar «blue», cuya brecha con el «oficial» ya ronda el 50% y con una ganancia de alrededor del 8% en lo que va de junio. Para colmo de males, a mediados de julio vence el 60% de los plazos fijos -para mediados de agosto, el 75%- que en buena parte podrían volcarse al «blue» que ya no está planchado y cuyo retorno supera holgadamente el 25% anual de los plazos fijos. Para remate, el «efecto adiós Cristina» se ha compensado completamente con el «efecto Zannini» que tuvo resultados contundentes: las acciones que cotizan en el exterior bajaron hasta un 7%; y los bonos argentinos, alrededor del 2%.

El país no crece hace cuatro años, el dólar oficial está atrasado, lo que provoca, entre otras cosas, la caída de las exportaciones, y el déficit fiscal rondaría el 6% del PBI, pero aun en el escenario menos favorable, el monto de los vencimientos netos de deuda en dólares totaliza el 1,4% del PBI, una cifra manejable y que el próximo Gobierno podrá financiar sin inconvenientes. Con las decisiones que viene tomando Scioli -al menos hasta las PASO, luego veremos-, creo que el mercado está incorporando la idea de un dólar más alto para el próximo año, dado que no prevé cambios en la política en 2016.

Decía que el verdadero motivo del triunfo del Gobierno en la baja del «blue» -insisto, la revaluación del peso, en rigor- se debió al aumento en la venta de dólares «ahorro» y, también, a la moderación en la expansión monetaria. Sin embargo, típico de tiempos electorales, ambas acciones sufrieron modificaciones y la expansión monetaria aumenta mientras se reduce la venta de dólar «ahorro». El Gobierno se lanzó a inyectar pesos para alentar el consumo. Según Bein y Asociados, durante estas semanas se inyectarían $ 118.580 millones entre jubilaciones, Plan Progresar, el aumento del 30% en la Asignación por Hijo y otros ítems.

Y la absorción de dinero vía títulos públicos va tocando su techo. El lunes, el Tesoro colocó bonos (Bonac) para financiar sus gastos corrientes por $ 5.103,5 millones. En lo que va del año, en seis veces, ya lleva colocados títulos por $ 29.513. Pero muchos bancos estarían comenzando a desalentar la captación de plazos fijos de grandes empresas para evitar terminar colocando los sobrantes en bonos públicos. Mientras que los plazos fijos privados crecen a un ritmo del 33%, la demanda de préstamos se mantiene en el 26,8%, quedando un excedente que se vuelca en títulos del BCRA -las Lebac- o se coloca ahora en las licitaciones cada vez mayores de Bonac.

Ahora, como el BCRA ya no puede endeudarse más, está tomando medidas para desalentar la compra de sus Lebac en favor de los Bonac. Pero no es lo mismo, advierten los operadores, ya que mientras que el Central nunca reestructuró, el Tesoro sí que lo hizo. En el mercado bursátil, de hecho, hay una clara preferencia por las Lebac antes que los bonos del Tesoro. Así, Letras por las que el BCRA paga una tasa del 27% anual en su licitación primaria en el mercado secundario se consiguen a un precio mayor que da como resultado una tasa anual inferior del 20%.

Además, los bancos podrían perder comprando bonos del Gobierno a un año al 27% si llegaran a subir las tasas del mercado, algo que históricamente ya ha sucedido frente a un ajuste cambiario. Aunque hoy pagan entre el 16% y 17% a grandes empresas por los plazos fijos, cuando sobrevino la devaluación de 2014 las tasas de interés pasaron de un día para el otro del 17% al 28% anual.

 

Alejandro A. Tagliavini es ingeniero graduado de la Universidad de Buenos Aires. Es Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California y fue miembro del Departamento de Política Económica de ESEADE.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: