ACUERDO DE SUSPENSIÓN DE LA DISPUTA POR LA SOBERANÍA DE LAS ISLAS MALVINAS(FALKLANDS ISLANDS).

ACUERDO DE SUSPENSIÓN DE LA DISPUTA POR LA SOBERANÍA DE LAS ISLAS MALVINAS(FALKLANDS ISLANDS).
Los representantes de la República Argentina, del Reino Unido de Gran Bretaña y del gobiernode las Islas Malvinas, celebran el presente acuerdo, en el marco de la disputa territorial por lasoberanía sobre dichas islas.A los efectos del presente acuerdo, se entenderá que el
archipiélago
 al que hace referencia,comprende no solamente al archipiélago de las islas Malvinas, sino también incluirá a las islasGeorgias del Sur y Sandwich del Sur.En virtud del acuerdo alcanzado, las partes se comprometen a avanzar en las accionessiguientes:
PRIMERO
.La República Argentina y el Reino Unido se comprometen a suspender todo reclamo desoberanía sobre el territorio del archipiélago por un plazo de cien años, contados a partir de laaprobación del presente acuerdo por los gobiernos de ambos países. Deberán en ese lapsoabstenerse de realizar cualquier acto que pueda vincularse con el ejercicio de la soberaníasobre dicho territorio.
SEGUNDO
La zona del archipiélago será inmediatamente desmilitarizada. El Reino Unido retirará todas lasfuerzas armadas destacadas en las islas y sus inmediaciones. La República Argentina secompromete a no movilizar fuerzas armadas en la región.
TERCERO
Las partes reconocen un área de doce millas marinas alrededor de las islas, donde el gobiernodel archipiélago tendrá jurisdicción exclusiva durante el plazo de suspensión del reclamo desoberanía.
CUARTO
Dentro del año siguiente a la aprobación del presente acuerdo, los habitantes del archipiélagosancionarán un Estatuto Constitucional bajo el cual se regirán durante el plazo de suspensióndel reclamo de soberanía.
Dicho Estatuto deberá contener las disposiciones relativas a la administración, régimenfinanciero, legislación interna, resolución de conflictos, y todo otro asunto de interés para lacoexistencia pacífica de los isleños.
QUINTO
A partir de la sanción del Estatuto, las autoridades del archipiélago, siguiendo losprocedimientos establecidos por el propio Estatuto, podrán celebrar acuerdos comerciales, decooperación o de cualquier otro tipo con terceros países, sin necesidad de autorización ointervención de los gobiernos de la República Argentina o el Reino Unido.
SEXTO
Los habitantes del archipiélago no podrán ser sometidos por los gobiernos de la RepúblicaArgentina o el Reino Unido a ninguna carga o imposición que corresponda a los ciudadanos deesos países, tales como servicio militar, pago de impuestos, etc.Durante el plazo de suspensión del reclamo de soberanía, cada habitante del archipiélago podráoptar, voluntariamente, por obtener la ciudadanía argentina, la ciudadanía británica, laciudadanía de otros países (en las condiciones de la legislación interna de dichos países) oninguna. En tal caso, la autoridad del archipiélago extenderá un pasaporte.
SÉPTIMO
Las partes firmantes de este acuerdo se comprometen a suscribir un convenio de explotacióneconómica y comercial por medio del cual, un consorcio de empresas argentinas y británicas(conformado por partes iguales) procederá a la explotación, en forma racional y respetando elambiente, de los recursos energéticos y pesqueros existentes en la zona de jurisdicciónexclusiva del archipiélago.Por tal explotación, el Consorcio abonará a la administración del archipiélago un canonequivalente al 20% de los ingresos brutos percibidos.La administración del archipiélago dispondrá de dicho ingreso de conformidad con lo que sedecida siguiendo los procedimientos establecidos por el Estatuto Constitucional.
OCTAVO
Transcurrido el plazo de cien años al que se refiere este Convenio, los habitantes delarchipiélago deberán celebrar un referendum que, por mayoría absoluta, deberá decidir siprefiere mantener su estatus de comunidad autónoma por un nuevo período, si opta por ladeclaración de su independencia definitiva de los gobiernos de la República Argentina y elReino Unido, o prefiere que se reanude la discusión entre ambos países por la soberanía sobreel archipiélago. En caso de que ninguna solución obtenga una mayoría absoluta en tal referendum, se considerará terminado el presente acuerdo, y se reanudarán las negociaciones.
Por parte de ambos países vinculados con los respectivos reclamos de soberanía, a menos que las tres partes decidan mantener la validez de este acuerdo por un nuevo período.
NOVENO
Los conflictos que se generen entre las partes con motivo de la ejecución del presente acuerdo,deberán ser resueltos por la Corte Internacional de Justicia, cuya decisión las partes se comprometen a respetar.
Ricardo Manuel Rojas  es juez en lo Criminal de Buenos Aires, doctor en historia Económica, (ESEADE), y profesor de la maestría en Derecho y Economía de la Universidad de Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s