¿Y si declaramos feriado todo el año?

Por Roberto H. Cachanosky. Publicado el 6/5/14 en: http://www.lanacion.com.ar/1687826-y-si-declaramos-feriado-todo-el-ano

 

Poder organizar una agenda de actividades a lo largo del año se ha transformado en una misión imposible. Nuevos feriados y feriados puente impiden establecer fechas. En otras palabras, perjudican la actividad económica.

Según el argumento del Gobierno, a mayor cantidad de feriados, la gente hace más turismo los fines de semana largos, consume más, el mayor consumo lleva a más actividad y la economía crece. Dicho de manera más corta, a mayor cantidad de feriados más actividad económica derivada del turismo.

Si el argumento fuera verdadero, podemos llevarlo al extremo y declarar feriado todo el año para que la gente haga turismo todo el tiempo. La actividad turística explotaría, el consumo sería fenomenal, hoteles y restaurantes tendrían que contratar más empleados y el país crecería a tasas que superarían las tasas chinas.

Sin embargo, dentro del argumento del Gobierno hay un pequeño detalle a considerar: para poder consumir turismo primero hay que generar los ingresos correspondientes. Si a mayor cantidad de feriados más consumo y crecimiento, también a mayor cantidad de feriados menos producción en el resto de la economía, menos generación de riqueza y menos salarios que pueden pagar las empresas. Es decir, crecen las actividades ligadas al turismo y decrecen todas las otras actividades que son las que generan los ingresos para hacer turismo.

Salvo que el Gobierno considere que las empresas que no se dedican al turismo pueden pagar salarios produciendo y vendiendo cada vez menos, no se le encuentra demasiada lógica a esto de sumar cada vez más feriados como forma de mover la economía.

Esto de creer que con más feriados aumenta la actividad económica me recuerda al cuento de la ventana rota.

Un día un muchacho travieso tira una piedra contra la vidriera de un comercio y la destruye. El muchacho sale corriendo y el dueño del local junto con sus vecinos comienza a protestar contra el comportamiento del joven que rompió la vidriera. Pero en el medio de las protestas dice un vecino: bueno, veamos el lado positivo. El dueño del local tendrá que comprar un nuevo vidrio. El vidriero tendrá más trabajo, sus ingresos aumentarán, contratará más gente y habrá más actividad económica con mayor consumo. En rigor, el vidrio roto permite crear más riqueza. Si bien es reprochable el comportamiento del muchacho, finalmente le ha hecho un bien a la actividad económica.

Claro, el vecino nunca pensó en el costo de oportunidad. Si al dueño del local no le rompían la vidriera no tendría que gastar dinero en un nuevo vidrio. Con ese dinero se podría haber comprado la indumentaria que necesitaba, aumentando la actividad del sector, generando más puestos de trabajo y haciendo crecer la economía. La diferencia está en que si el muchacho no le rompía el vidrio, tenía el vidrio de su comercio más la indumentaria que tanto estaba esperando poder comprar. Ahora tiene que conformarse con no comprar la indumentaria y reponer un vidrio que ya tenía. Su nivel de vida no mejora. En todo caso mejora el nivel de vida del vidriero, pero a costa del nivel de vida del comerciante.

Cuando el Gobierno esgrime, como gran argumento, la cantidad de gente que hizo turismo el fin de semana largo como un logro del modelo, no muestra la otra cara de la moneda: la cantidad de bienes y servicios que dejaron de producirse por el feriado. Y bueno es insistir por enésima vez que para poder consumir primero hay que producir. No hay consumo posible sin previa generación de riqueza. Y agrego, solo se puede llegar a niveles de consumo cada vez más altos cuanto mayor sea la productividad de la economía.

Un razonamiento similar hacía el Gobierno cuando defendía las tarifas artificialmente bajas de los servicios públicos. El argumento era que al pagar menos la luz, (el gas, el transporte, etcétera) la gente tenía más dinero disponible para consumir en otras cosas generando más actividad económica. ¿Cuál era la otra cara de la moneda que no contaba? Que esas tarifas artificialmente bajas tenían como contrapartida la destrucción de la infraestructura del país. Pan para hoy, hambre para mañana.

No hay nada que hacer. Al Gobierno no le entra en la cabeza que no es el consumo el que lleva a más actividad económica, sino que es la producción de bienes y servicios la que genera los ingresos que son los que llevan a poder consumir.

Mientras sigan poniendo el carro delante del caballo, va a ser imposible que la economía mejore. Seguiremos destruyendo riqueza y puestos de trabajo hasta que un día, ni declarando todo el año feriado, los hoteles van a tener clientes.

 

Roberto Cachanosky es Licenciado en Economía, (UCA) y ha sido director del Departamento de Política Económica de ESEADE y profesor de Economía Aplicada en el máster de Economía y Administración de ESEADE.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: