El problema es la ilegalidad

Por Ezequiel Gastón Spector: Publicado el 16/11/13 en http://www.perfil.com/contenidos/2013/11/16/noticia_0034.html

Mucho se ha hablado sobre el aumento del narcotráfico en Argentina, especialmente en la provincia de Santa Fe, y sobre sus consecuencias, como el aumento de la violencia. Actualmente Argentina tiene el consumo de cocaína más alto de América Latina. No es que en otros países se consuma poco, sino que el consumo en Argentina es muy alto, aunque la comercialización y el consumo están castigados penalmente.

Muchos discuten sobre cómo el Estado debe combatir esta práctica ilegal, y pocos se preguntan si la causa de sus males no es precisamente su ilegalidad.

El problema no es propio de este país. La política prohibicionista de drogas suele fracasar a nivel mundial, y un buen ejemplo son los Estados Unidos. El gobierno norteamericano gasta 40 mil millones de dólares en la “guerra contra las drogas”, y los estudios muestran que el consumo aumentó.

Durante la década del 20, cuando en los Estados Unidos regía la “ley seca”, que prohibía la fabricación y la venta de alcohol, el consumo no disminuyó, y hubo efectos negativos adicionales.

La prohibición promovió la actividad mafiosa y el crimen organizado. Esto sucede porque, cuando una actividad es prohibida, se involucran en el negocio los expertos en violar la ley: las mafias, que ostentan monopolios sobre los productos prohibidos.

Como era ilegal, los que se dedicaban a ese negocio no eran empresarios que se manejaban pacíficamente y competían, y no podían acudir a los tribunales para solucionar sus conflictos. La situación en Argentina es similar.

La “ley seca” dañó a los consumidores. Al ser poco accesible el alcohol para consumo, se adulteraba el alcohol previamente destinado a usos industriales para transformarlo en bebida, o se convertían en licor medicamentos con etanol, lo que generó casos de intoxicación y envenenamiento. En Argentina, el crimen organizado que genera la prohibición se enquista en las villas, donde las mafias consiguen mano de obra barata para la venta de sus productos, y además consiguen compradores de drogas baratas y ultradañinas, como el paco.

Una de las causas de que exista el paco (o el crack en Estados Unidos) es la misma prohibición, ya que son productos “sub-óptimos” para el mercado, disponibles por el alto precio que generan sus distorsiones.

Cuanto más agresiva sea la represión al narcotráfico, más concentrado estará su poder económico, y por ende mayor será su capacidad agresiva. Quizá el problema de las guerrillas en Colombia, con los asesinatos y los secuestros, habría terminado hace rato de no ser por la prohibición, que les dio altos ingresos provenientes del narcotráfico.

Sobran razones, entonces, para destinar más recursos a programas de rehabilitación de adictos y de prevención, y menos a una guerra con efectos nefastos.

Ezequiel Spector es Doctorando en Filosofía del Derecho por la Universidad de Buenos Aires y Profesor de Derecho y Filosofía en la Universidad Di Tella. Fue Becario Doctoral en The University of Arizona y en la Universidad Carlos III de Madrid. Es profesor de Filosofía I en ESEADE.

4 opiniones en “El problema es la ilegalidad”

  1. Hola Ezequiel
    Con ese criterio , dado que el trafico de personas es dificil de controlar y eso hace que el precio de los bebes y las nenas de 13 años aumente, lo mejor seria legalizarlo para que baje el precio y sea menos negocio.Y venderlos en La Saladita.
    De acuerdo con que habria que actuar sobre la demanda, o sea educacion, formacion de los jovenes, y tratamiento de los adictos.
    La pregunta es por que gente pobre y rica cae en la adiccion? La respuesta es mas bien filosofica: la falta de sentido de sus vidas .Requiere inteligencia, coraje y formacion para ser respondida: elementos escasos en la oligarquia politica.
    Definitivamente el problema no son los recursos en la Argentina. Si hay plata para futbol para todos, carreras para todos, helicopteros para todos los burocratas que viven en nordelta , para que Floppy vaya con amiguitas en el tango 1 a NY a un 5 estrellas para el festival de cine pop, los hay para la lucha contra el delito.
    Es un tema de prioridades y poner gente apta para el trabajo en cuestion.
    Saludos
    Agustin Colonna

    1. Como mínimo, hay una diferencia sustancial: Drogarse es un delito sin víctimas. Traficar personas menores de edad no lo es.
      Es importante, en casos diferentes, la percepción de lo diferente, para no caer en analogías peligrosas…

  2. Coincido con la opinión de Agustín Colonna precedente. Dejar el libre consumo de algo que tenemos certeza estupidiza la mente y lleva a la destrucción del adicto, no puede ser defendible. Otro es el tema referente al desarrollo alarmante de este mal y nunca le encontraremos manera de evitarlo si tan solo nos dedicamos a perseguir a los traficantes, lo que por cierto es necesario e imprescindible,pero forzoso es aceptar que la certeza que todos tenemos de la relación estrecha entre estos delincuentes y los encargados de la seguridad, la justicia y los políticos (una parte importante de todos ellos), nos lleva a la triste comprobación que mientras la inmoralidad y corrupción estén presentes en los estamentos del estado y la impunidad siga protegiendolos, no podremos terminar con este mal y tantos otros.Debe haber una estrategia que poder llevar a cabo de ampliar la base de moralidad en toda la sociedad, comenzando por la educación a fin de conseguir que la inconducta en general, en todos los ámbitos sociales sea reprobable y rechazada. Cordial saludo. Eduardo Vaccaro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: