El monotributo en épocas de inflación

Por Julián Obiglio. Publicado el 16/4/13 en http://www.julianobiglio.com.ar/obiglio2012/opinion/130416.php

En los últimos días el director de la AFIP ha manifestado que nuevamente habrá un incremento en las cuotas del Monotributo, afectando así a más de un millón y medio de contribuyentes que adhieren al régimen. El Régimen Simplificado para Pequeños contribuyentes, más conocido como Monotributo, fue sancionado por el Congreso en 1998. El espíritu del nuevo tributo era incorporar a la economía formal a aquellas personas que no podían pagar sus impuestos debido a los elevados costos que imponía el Régimen General (IVA y Ganancias). La idea era sencilla: establecer un pago único mensual que reemplazara al Impuesto a las Ganancias, el Impuesto al Valor Agregado y los aportes a la seguridad social. La cuota del monotributo se integra, así, de un componente tributario (sustituyendo el IVA y Ganancias) y una contribución previsional (Salud y Jubilación). Antes del 2008 la carga tributaria de un monotributista rondaba el 5% de su facturación, mientras que hoy se ubica en un promedio del 10% ¿Qué sucedió? El monto de la cuota mensual ha subido en mayor medida que los montos de las categorías sobre las cuales se calcula el pago mensual. Es decir, si antes una persona facturaba anualmente unos $72.000 tenía que pagar $3.192, hoy tiene que abonar $5.412. Además, los incrementos de las cuotas las ha realizado arbitrariamente el organismo fiscalizador, sin un criterio claro y objetivo. En un contexto de alta inflación como la actual es sumamente necesario que los incrementos en los montos de la cuota del monotributo sigan una pauta preestablecida (un índice de precios creíble y real, por ejemplo) y que no dependan del humor del funcionario de turno. Como elemento adicional, los sucesivos cambios en este régimen tributario han aumentado las condiciones que debe cumplir un contribuyente para permanecer en el régimen (cantidad mínima de empleados, superficie máxima del negocio, consumo máximo de electricidad, etc.).

Es así que tenemos tres problemas: primero; el aumento en la carga tributaria para los monotributistas en los últimos años, segundo; el incremento de la complejidad del régimen y tercero; la discrecionalidad para incrementar el monto de las cuotas mensuales. Es menester entonces solucionar estos problemas mediante la reducción de la carga tributaria, la simplificación del régimen y la implementación de un sistema automático de actualizaciones en los montos de los componentes tributario y previsional. De esa manera estaríamos regresando al espíritu del legislador en los orígenes del régimen: incorporar a las personas a la economía formal, mediante un régimen pagable, simple y transparente.

Julián Obiglio es Diputado Nacional y egresado de ESEADE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s