Frágil alto el fuego en Gaza

Por Emilio Cárdenas. Publicado el 22/11/12 en http://www.lanacion.com.ar/1529181-fragil-alto-el-fuego-en-gaza

La situación en Medio Oriente no es ya la del 2008, cuando la invasión israelí a Gaza dejó 1.400 palestinos muertos y debilitó su imagen externa. Hay cambios geopolíticos de envergadura.

Egipto -gobernado por la Hermandad Musulmana, cercana ideológicamente a Hamás, aunque con la enorme diferencia que la primera ha renunciado a la violencia y la segunda no- es distinto. No obstante, continúa siendo un actor central e insustituible para la paz en la región y para mantener en pie los acuerdos de paz de 1979. Por el paso fronterizo de Rafah (o por túneles cercanos), los misiles en los últimos tiempos han seguido llegando, en gran número, a manos de los grupos radicales de Gaza para ser lanzados -indiscriminadamente- contra blancos civiles en territorio israelí. Son ahora más peligrosos, desde que incluyen a los Fajr-5 de fabricación iraní, con un alcance de 80 kilómetros. Por esto, Tel Aviv y Jerusalén han sido, de pronto, blanco de esos macabros disparos. Hablamos de cientos de misiles que últimamente se han lanzado diariamente. Y de la totalidad de la población civil israelí ahora expuesta a sus impactos. Más allá de las defensas israelíes, que están logrando destruir un tercio de esos misiles en vuelo.

Además, Turquía (con un gobierno que ha girado notoriamente hacia el islamismo) ya no está cerca de Israel. A lo que cabe agregar que Siria está en llamas, ante la impotencia del sistema de las Naciones Unidas, paralizado por el veto de Rusia y China. La situación siria parecería estar concentrando la atención de Hezbollah, que apoya con milicianos al régimen de los Assad. El Líbano, por su parte, sigue en la precariedad, con peligro de ser contagiado por Siria en la lucha facciosa que consume a este último país. Irán -pese a que su relación con Hamás podría haberse enfriado algo- continúa proveyendo misiles y entrenamiento a esa organización. Y Qatar, con sus enormes recursos financieros, está endosando y sosteniendo al gobierno local de Hamás encabezado por Ismail Haniyeh, lo que naturalmente no ayuda a los esfuerzos por unificar a Palestina.

El vecindario de Israel es ahora, queda visto, algo más complejo. No obstante, la influencia norteamericana en Medio Oriente sigue siendo clave, aunque su peso relativo pueda haber disminuido. No sólo en el mundo árabe. También en Israel, como consecuencia de los desencuentros entre Benjamin Netanyahu y Barack Obama, previos a la reelección de Obama, que aparentemente no han hecho mella en el amplio apoyo político con que Netanyahu cuenta en su país. Los acuerdos recientes de cese del fuego demuestran que esa influencia sigue siendo esencial.

Lo cierto es que el nuevo presidente egipcio, Mohamed Morsi, ha estado -desde el primer momento- en el centro mismo de la nueva crisis, procurando desactivarla. Para ello, en señal de compromiso, envió a su primer ministro Heshan Kandil a Gaza, muy pocas horas después de las represalias aéreas israelíes. Y ha estado coordinando su esfuerzo pacificador con el de los Estados Unidos, las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Liga Árabe (que incluye a Fatah), Turquía y Qatar.

El cese del fuego alcanzado ha evitado una segunda invasión israelí a la Franja de Gaza, con todas sus muy serias implicancias.

Ese es apenas un primer paso en dirección a edificar un horizonte de estabilidad más prolongado, sin que se sigan disparando misiles -a mansalva- desde el interior de Gaza, lo que sucede con población civil palestina en torno a las rampas, a la manera de escudos humanos. A ello debe sumarse un esfuerzo verificable por cortar el suministro de los misiles iraníes que, al ser lanzados, obran a la manera de peligrosa mecha que se enciende más o menos fácilmente.

Otro paso importante es el de lograr acuerdos estabilizadores con Fatah. Porque no es fácil imaginar acuerdos duraderos de paz sin Fatah, ahora relativamente relegada a un segundo plano por las explosiones de violencia en Gaza. Fatah es importante, porque no es concebible que -de pronto- Hamás esté dispuesta a reconocer el derecho del Estado de Israel a existir como tal. Un cambio de posición en esto de Hamás impulsaría ciertamente las conversaciones de paz. Pero, reitero, no parece nada sencillo poder obtenerlo.

 
Foto: EFE 

Medio Oriente luce entonces menos predecible y más frágil que a fines del 2008. La influencia de los Estados Unidos ha quedado algo debilitada, lo que ha generado vacíos que otros están llenando. Pero el país del norte sigue teniendo un rol central en Medio Oriente . Esto ha quedado evidente con la intervención personal de Barack Obama (luego de dos años de alejamiento de esta cuestión) en la solución de la crisis, en diálogo directo con el presidente Morsi.

Por todo esto en Israel ha crecido la sensación de que su futuro esencialmente depende siempre de ella misma. Ocurre que, aunque en el escenario haya nuevos o renovados actores, la violencia y sus terribles consecuencias siguen estando presentes.

Como siempre es necesario que todos los actores de la comunidad internacional, cada uno en su esfera, comprometan sus esfuerzos para construir -y asegurar- la paz que ha eludido por tanto tiempo a Medio Oriente. En lo inmediato, sin duda. Más allá, también.

El diálogo entre Obama y Morsi puede haber conformado una nueva alianza geopolítica difícil de imaginar, que quizás resulte decisiva para la estabilidad regional. En la que tanto las urgencias de Israel, como las de una Palestina unificada, se pongan sobre la mesa. Aunque lo cierto sea que sólo habrá paz duradera si -saliendo del estancamiento- se logra poner en marcha un nuevo esfuerzo de paz, estructurado sobre la idea de los dos Estados, y coronarlo con éxito. Nada fácil, pero no un imposible.

Emilio Cárdenas es Abogado. Realizó sus estudios de postgrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Michigan y en las Universidades de Princeton y de California.  Es profesor del Master de Economía y Ciencias Políticas y Vice Presidente de ESEADE.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: