El desafío de Obama

Por Pablo Guido. Publicado el 8/11/12 en http://chh.ufm.edu/blogchh/

 El presidente Obama ganó su reelección el martes pasado. La sorpresa hubiera sido que ganara Romney. Sin embargo, esto no significa que la agenda que tiene que enfrentar Obama durante los próximos cuatro años haya cambiado en algo. El desafío fundamental del presidente es intentar torcer el rumbo fiscal que lleva el gobierno estadounidense. El fisco estadounidense se parece al Titanic en los momentos previos a chocar con el iceberg.

 Como claramente se muestra en este informe de Heritage Foundation el gasto público del gobierno federal (sin considerar los gastos estaduales y locales) creció un 50% en términos reales, mientras que los ingresos (siempre medido en dólares constantes) ha bajado levemente. ¿Resultado? Un enorme déficit fiscal que equivale a más del 8% del PIB. ¿Qué hacer? Si tenemos en cuenta que la carga tributaria ya es de por sí elevadísima entonces los políticos del país, tanto demócratas como republicanos, debería enfocarse en los gastos. De los 3,7 trillones de dólares de erogaciones se observa que donde están asignados más recursos es en Seguridad Social, defensa, Medicare y Medicaid. Es decir, pago de jubilaciones, gastos médicos y gastos militares. En estos tres rubros se gastan unos 2,4 trillones de dólares, lo que equivale al 65% del presupuesto federal. Obviamente que en el restante tercio del gasto también hay “tela para cortar” pero no hay solución fiscal en los EEUU sin reformas en el sistema de jubilaciones y salud. Y, también, en los gastos militares, por supuesto.

 El presidente Obama, en su primer discurso después de conocer al ganador de las elecciones, mencionó que su segundo mandato tendrá que enfocarse, entre otras cosas, en reducir el déficit fiscal. ¿Bajarán los gastos? ¿Intentarán subir impuestos? Veremos cómo republicanos y demócratas se enfrentan a la “bola de nieve” del crecimiento del gasto público y deuda de las últimas décadas para frenar lo que puede ser el principio de un proceso de decadencia relativa de la economía estadounidense. Son muchísimos los ejemplos en la historia de la humanidad de sociedades que se “fueron de pista” por no atender a una regla básica de responsabilidad fiscal: que no se puede gastar indefinidamente más de lo que ingresa a la tesorería pública.

Pablo Guido se graduó en la Maestría en Economía y Administración de Empresas en ESEADE. Es Doctor en Economía (Universidad Rey Juan Carlos-Madrid), profesor de Economía Superior (ESEADE) y profesor visitante de la Escuela de Negocios de la Universidad Francisco Marroquín (Guatemala). Investigador Fundación Nuevas Generaciones (Argentina). Director académico de la Fundación Progreso y Libertad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s