¿Debemos privatizar el fútbol?

Por  Adrián Ravier. Publicado en febrero 15, 2012 en http://puntodevistaeconomico.wordpress.com/

Hacia fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX fueron naciendo los clubes grandes del fútbol mundial. En casi todos los casos, estos surgieron como instituciones civiles sin fines de lucro, financiadas con el aporte voluntario de sus socios, los que eligen democráticamente a su presidente por mandatos periódicos.

Con el correr del siglo XX el fútbol fue sumando admiradores y se convirtió en una industria. Se construyeron grandes estadios de fútbol, la prensa fue dedicando cada vez más espacio para cubrir los partidos y los pases de jugadores comenzaron a ser millonarios, la mayoría de ellos, con destino europeo.

Pero también comenzaron a ser recurrentes las malas gestiones, las que dejaron a muchos clubes ahogados en deudas. Tal es el caso del fútbol español, que en junio pasado parecía estar en bancarrota con una deuda de 4000 millones de euros. Diarios como Expansión y El Mundo se han echo eco de la noticia.

En Argentina la situación es similar y ya se ha superado la barrera de los 1000 millones de pesos (unos 250 millones de dólare). En enero de 2011  La Nación ha sintetizado la situación de los clubes donde River (216.8 millones de pesos) encabeza la lista, pero otros clubes grandes como Independiente (144,4 millones de pesos), Rácing (105,3 millones), Boca (97,5 millones) y  San Lorenzo (96 millones) tampoco se alejan demasiado.

Todos los clubes apuestan a ventas millonarias de sus figuras que les permitan financiar estas deudas, pero qué ocurre si estas ventas no aparencen.

Por la multitud de personas que siguen a estos clubes se dice que son de “interés nacional”, por lo que el Estado puede aparecer cuando sea necesario para financiar un club en quiebra. No fue el caso de Deportivo Español, pero sí fue el caso de Racing, siendo la única diferencia el poder de convocatoria de cada uno.

La posible privatización del fútbol es un debate necesario. Carlos Beer resumía ya en 2001 para La Nación la posición de defensores y detractores de la privatización. Gustavo Veiga criticaba esta propuesta para Página 12.

El objetivo, pienso yo, es que alguien asuma con su patrimonio las deudas, y que no sea el Estado quien venga al rescate con el dinero del contribuyente.

Adrián Ravier es Doctor en Economía Aplicada por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Master en Economía y Administración de Empresas por ESEADE y profesor de Macroeconomía en la Universidad Francisco Marroquín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s