El Bicentenario de la Libertad Económica

Por: Carlos Newland: Publicado en: http://ciima.org.ar/2010/06/22/el-bicentenario-de-la-libertad-economica/

La Republica Argentina no se ha destacado históricamente por promover la libertad de comercio, ni en las ideas, ni en la práctica. Como ejemplo puede señalarse la ley de aduanas de 1876, que impuso aranceles a las importaciones muy altos en términos comparativos internacionales. Por otra parte durante buena parte del siglo XX Argentina se caracterizó por ser uno de los países mas cerrados del mundo. Mientras que en  1913 las exportaciones sobre el PBI representaban el 21%, en 1950 pasaron a ser el 9% y en 1992 el 5%. Cualquier comparación internacional recalcaría la poca apertura de nuestra economía. En el terreno de las ideas el proteccionismo ha sido dominante. Sin embargo destacan algunos autores, como Juan Bautista Alberdi, quienes propusieron la eliminación de toda traba al funcionamiento de las economías. El padre de la Constitución Argentina no admitía para la carta magna argentina otra fuente de inspiración en materia económica que no fuera la “escuela de la libertad”. Antes de Alberdi resalta la figura de Juan Hipólito Vieytes. Propietario de  la celebre Jabonería donde se reunieron los independentistas de Buenos Aires, pasó luego a ser auditor del ejército en las guerras de independencia y Secretario de la Asamblea del Año XIII. En los años previos a la independencia destacó por sus escritos, publicados en el periódico que editara, el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (1802-1807). También editaría (reemplazando a Manuel Belgrano) el  Correo de Comercio (1810-1811).

En sus artículos y traducciones Vieytes expresó que los prerrequisitos para el desarrollo económico eran la libertad económica, bajos y equitativos impuestos y seguridad en los derechos de propiedad. En este sentido defendió la  libertad en el mercado, sin necesidad de reguladores, ya que pensaba que el mejor regulador era la presión de la  competencia. El comercio internacional no debía nunca ser restringido ya que desarrollaba las ventajas naturales que tenía cada país, que debía explotar lo que producía mejor. Toda limitación a las exportaciones reducía la oferta de bienes y empobrecía a las naciones. Por su ataque a las regulaciones que impedían exportar grano, y por presiones del Cabildo, su Semanario casi fue clausurado. Por otra parte en su corta trayectoria política (falleció en 1815) Vieytes actuó en consecuencia con sus ideas. Como diputado en la Asamblea del año XIII se mostró acérrimo enemigo del otorgamiento de privilegios monopólicos solicitados por empresarios y un  activo defensor de la libertad de comercio, incluyendo la exportación de moneda, un tabú para la epoca.

Carlos Newland es Dr. Litt. en Historia y Rector de ESEADE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s